Sin palabras

Porque duelo y parezco no poder encontrar la manera de contarlo, Javier Marías en Corazón tan blanco me ayuda. 

A veces tengo la sensación de que nada de lo que sucede sucede, de que todo ocurrió y a la vez no ha ocurrido, porque nada sucede sin interrupción, nada perdura ni persevera ni se recuerda incesantemente, y hasta la más monótoma y rutinaria de las existencias se va anulando y negando a sí misma en su aparente repetición hasta que nada es nada ni nadie es nadie que fueran antes, y la débil rueda del mundo es empujada por desmemoriados que oyen y ven y saben lo que no se dice ni tiene lugar ni es cognoscible ni comprobable.
A veces tengo la sensación de que lo que se da es idéntico a lo que no se da, lo que descartamos o dejamos pasar idéntico a lo que tomamos y asimos, lo que experimentamos idéntico a lo que no probamos, y sin embargo nos va la vida y se nos va la vida en escoger y rechazar y seleccionar, en trazar una línea que separe esas cosas que son idénticas y haga nuestra historia una historia única que recordemos y pueda contarse, sea al instante o al cabo del tiempo, y así ser borrada o difuminada, la anulación de lo que vamos siendo y vamos haciendo. Volcamos toda nuestra inteligencia y nuestros sentidos y nuestro afán en la tarea de discernir lo que será nivelado, o ya lo está, y por eso estamos llenos de arrepentimientos y de ocasiones perdidas, de confimaciones y reafirmaciones y ocasiones aprovechadas, cuando lo cierto es que nada se afirma y todo se va perdiendo. Jamás hay conjunto, o acaso es que nunca hubo nada.

Anuncios

2 Responses to “Sin palabras”


  1. 1 Guantes De Lana enero 28, 2008 en 12:25 am

    Excelente texto, todo (diria yo) es nada, asi como la mentira es verdad y toda verdad envuelve una mentira, me gusto mucho el texto, yo pienso mucho en esas cosas de que hay cosas y no hay nada, se da pero no se da, tambien es un rebusque filosofico para llegar a ninguna lado y creernos que esto es el camino, nose que quise decir.
    Besos totales

  2. 2 cuentaspendientes enero 29, 2008 en 12:34 am

    Guantes de Lana:
    Me parece que sí sabes que querés decir: qué sería de nosotros si no nos cuestionáramos estas cosas, ya sean el camino o el fin. Pero lo que hay que evita es que se nos vaya la vida en ello, no?
    Besos miles


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: