Archivo para 26 marzo 2008

Todo tiene 2 lados 2

Hace un tiempito quise retomar la temática de este blog intenté ponerme al día con muchos aspectos de mi vida. En el medio quedó (¡qué paradoja!) postear en el blog, visitar los de mis bloggers amig@s, y casi casi tenía una nueva cuenta pendiente en mi vida. Pero dejemos ese debate para otro momento (o, mejor, no lo tengamos).
Este silencio cuasi forzado por estar bastante demasiado ocupadita no me gustó nada así que acá estoy de vuelta (y espero sea para quedarme, más continuadamente).

Este blog surgió en mi cabeza en los 3 días que pasé en medio de un torbellino de familiares sanguineos y políticos alrededor del Año Nuevo. Esa sicosis familiar a lo ‘los Campanelli un poroto’ seguida del efecto repetitivo de los domingos tan bizarros en lo de la abueli, me provocaron por primera vez una gran sensación de alienación (que por alguna extraña razón no logro aún superar). Pero en esta Semana Santa me hice de tripas corazón, me organicé un plan con una amiga y pasé el Domingo de Pascua lejos (bien lejos) de cualquier conocido (los míos, los de el, los de la hnita).
Qué año de vacaciones en constante reencuentro… Aunque todavía está en mí la dualidad descubierta:

el placer de no necesitar, de no depender
vs.
el rechazo a esa distancia y el miedo a estar sola

Planteo diario

Retomando

Algo que queremos hacer antes de morir es una cuenta pendiente hasta que se pruebe lo contrario, así que a pesar de que los memes mucho no me van, responderé a la invitación de Llanura Pampeana.

Esto va así:

1. Cada jugador comienza con un listado de 8 cosas que quiere hacer antes de morir, no importa las que sean, pero 8.
2. Hay que escribir esas 8 cosas en su blog, junto con las reglas del juego.
3. Hay que seleccionar a 8 personas más, invitarlas a jugar y anotar sus nombres o el nombre de su blog.
4. Es importante no olvidar dejar un comentario desde donde nos invitaron a jugar.
 

Mis 8 son (qué difícil no repetirme):

1. Ver a Bunbury en vivo, y si se puede algo más, también…

2. Probar a un tipo al menos 10 años mayor.

3. Escalar alguna montaña.

4. Pasarme un tiempo largo en algún otro lugar viviendo de prestado entre extraños.

5. Tener un/a hijo/a.

6. Permitirme amar y ser felíz.

7. Desarrollar la capacidad para no sentirme sola y tenerle un poco menos de miedo a sufrir.

8. No desconectarme de esos grandes amigos que me han acompañado hasta acá, y los que lo hagan en el futuro.

Y no tengo invitada/os, que se prenda quien tenga ganas, en los comentarios o posteando.

Secreto

Una de las pocas amigas de la infancia que me quedan, me regaló esta peli por el cumple.

Yo me pregunto por qué cuando los miembros de una pareja siguen caminos diferentes se separan, pero con las amistades nos aferramos al vínculo a pesar de cómo cambiamos con los años. A mí me pasa con las dos amigas que mantengo desde chica, porque las 3 tenemos hoy vidas muy diferentes y aún así insistimos en seguir siendo ‘las mejores amigas’.

Con respecto al regalo en cuestión, nunca me lo hubiera comprado y ni lo hubiera visto si no fuera por la cartita adorable que lo acompañaba. Y seguramente la llame para agradecérselo y charlemos seriamente sobre el mismo. Yo lo veo como una mentirita blanca que no hace mal a nadie. ¿Por qué lastimarla? Pero a veces me siento un poco hipócrita: ¿por qué mentirle a alguien con quien tenés tanta confianza?

Yo me pregunto si realmente hay gente que cree en esta Ley de la Atracción o temas similares.  No puedo dejar de verlo como manual de autoayuda barato que no logra romper con mi prejuicio. En plena crisis existencial (más bien amorosa, llamemos a las cosas por su nombre) lo único que logré fue leer esos libros sobre filosofía del amor e historias de casos románticos reales.