Mudanza

Estoy en plena mudanza: la clásica externa (salvo por la diferencia de que todo en lugar de irse a un nuevo depto, terminará en una baulera); y la no tan reconocida interna. Pensando qué hacer con mi vida, adónde ir; si es escapar o elegir destino. Y en el medio, el necesario orden de las ideas y las pertenencias.

Dostoyevsky dijo en Apuntes del Subsuelo (lamento no contar con el original para dar el crédito correspondiente a su traductor):

“Juro, caballeros, que ser demasiado consciente es una enfermedad, una verdadera y acabada enfermedad.
[…] La inercia me dominaba. Ustedes saben que el fruto directo, legítimo, de la conciencia es la inercia, esto es, ese consciente estar sentado con las manos una sobre la otra. […] Todas las personas “directas” y los hombres de acción son activos simplemente porque son estúpidos y limitados. […]
Como consecuencia de su limitación toman las causas inmediatas y secundarias por las primarias y así se convencen con mayor rapidez y facilidad que otras personas de que han encontrado un fundamento infalible de su actividad, y su mente queda en paz y uno ya sabe que eso es lo principal. Para empezar a actuar, primero es necesario tener la mente completamente tranquila, sin un sólo rastro de duda. ¿Cómo puedo lograr que mi mente esté tranquila? ¿Dónde están las causas primarias a partir de las cuales he de construir? ¿Dónde están mis fundamentos? ¿Dónde he de conseguirlos? Me dedico a reflexionar y, siendo consecuente conmigo mismo, cada causa primaria de inmediato arrastra tras de sí otra más primaria, y así infinítamente. Tal es precisamente la esencia de toda consciencia y reflexión”.

Y mi sabia amiga M me escribió, vaya uno a saber cuándo en todos estos años de amistad:

¿No tiene razón en pensar que los que piensan están destinados a que su mente nunca esté en paz?
¿No es un precio razonable por poder entender un poco más las cosas? ¿O habrá que pensar menos? ¡Qué dilema! ¿No?

Anuncios

2 Responses to “Mudanza”


  1. 1 Ju octubre 6, 2010 en 11:20 pm

    Hay algo que me perdí…, ¿por qué todo en una baulera? ¿Te vas p’afuera?

    Escribime o hablemos.

    Abrazo enorme:

    Ju

  2. 2 cuentaspendientes octubre 8, 2010 en 11:57 am

    Es verdad, Ju, andamos un poco perdidas, ¿no? ¡Revirtámoslo!
    Besote


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: